Álex Sanchez

Hablamos con Álex Sánchez Benítez, el actual portero del CF Badalona. A sus 29 años, Álex tiene un gran currículum: tras nueve años en las categorías inferiores del FC Barcelona, jugó en equipos como el Real Zaragoza, el Deportivo Alavés o el Valencia Mestalla, entre otros. Fue internacional con España desde los 15 años hasta los 20, proclamándose campeón de Europa sub17 con una gran generación de futbolistas.

¿Cuál es tu trayectoria como portero?

A: De los 3 a los 8 años jugué en el Jabac; de los 8 a los 10 en el RCD Espanyol; de los 10 a los 19 en el FC Barcelona; de los 19 a los 20 en el Real Zaragoza; de los 20 a los 21 en el Deportivo Alavés; de los 21 a los 22 años en el CF Badalona; de los 22 a los 25 en el Valencia; de los 25 a los 27 en la US Foggia (Italia); de los 27 a los 28 en la UD Ibiza y actualmente CF Badalona.

A nivel de selecciones, jugué con las sub 12, 14, 16 y 18 Catalana y con las Sub 15, 16, 17, 18, 19 y 20 Española. Ganamos el Europeo sub17, fuimos subcampeones en el sub19 y jugamos el mundial sub20.

Has compartido vestuario con muchos jugadores que ahora están en la élite. ¿Qué se siente al haber estado tan cerca y no haber alcanzado ese primer nivel?

A: Me siento muy orgulloso del camino recorrido porque creo que siempre he dado mi mejor versión. No he llegado a la élite porque no he tenido las condiciones físicas, técnicas, tácticas o psicológicas que se necesitan para llegar. Mucha gente me hace comentarios del estilo “has tenido mala suerte” o “podrías haber llegado más lejos” pero yo no lo creo. Creo que he llegado hasta donde he llegado porque es lo que he merecido y me siento un afortunado por todo lo que he vivido.

En Copa del Rey eliminasteis a un poderoso Getafe e hicisteis un buen papel contra Granada ¿Qué nos puedes contar de esta experiencia?

A: Ha sido una experiencia increíble, uno de los mejores partidos que me ha regalado el fútbol. Hemos disfrutado y hemos hecho disfrutar a mucha gente. El nuevo formato de copa de partidos únicos hace que los partidos sean a todo o nada.

¿Qué tienen de especial estos partidos a nivel psicológico?

A: A nivel psicológico estos partidos son especiales. Sabes que en tu carrera hay muy pocos partidos como estos y por lo tanto quieres hacerlo lo mejor posible. Durante el día la palabra que más me repetía a mí mismo era disfrutar, disfrutar de cada momento del día y del partido.

¿Cuáles crees que son las habilidades más importantes para un portero de fútbol?

A: Sin duda creo que la habilidad más importante de un portero es la psicológica. Si tuviese que destacar algunos aspectos serian la autoconfianza, la personalidad y la gestión del estrés. Eso, acompañado de unas buenas habilidades técnicas y de una compresión del juego te hacen un portero muy completo.

¿Alguna vez has tenido la oportunidad de tener un/a psicólogo/a en alguno de tus equipos? ¿Cómo valoras su presencia dentro de un staff?

A: Sí, en mi etapa en el Valencia Mestalla tuve la suerte de tener a Julio Figueroa, uno de los mejores. Es muy difícil saber gestionar algunas situaciones deportivas y personales, y tampoco es fácil que estas situaciones no te afecten ni al rendimiento ni a tu vida privada. Tener un profesional así te ayuda mucho afrontarlas. Todos los compañeros que han tenido algún psicólogo en el equipo hablan de que les ha influido de forma positiva en el rendimiento.

¿Sigues alguna rutina en los momentos previos a la competición, al encajar gol o en alguna situación determinada?

A: No me gusta mucho seguir ninguna rutina previa a competición ni tengo manías, aunque si que tengo algunos hábitos: me gusta estar en casa tranquilo durante el día previo al partido, cenar sano la noche anterior, descansar mucho, comer siempre pasta y pollo, y llegar al campo con mucho tiempo de antelación porque no me gustan las prisas.

¿Qué haces para mantener la concentración durante los partidos cuando hay periodos largos de tiempo en los que no participas?

A: Sigo mucho el juego e intento prevenir cualquier situación de peligro. También hablo mucho a mis compañeros, cosa que considero que es la mejor forma de estar concentrado en el partido.

¿Qué emociones experimentas cuando cometes un error durante un partido? ¿Qué haces para intentar que no te condicione en las siguientes acciones?

A: Sin ninguna duda es el peor momento que se vive siendo portero. Es una situación que es muy difícil de gestionar y más cuando eres joven. A mi una de las cosas que más me ha ayudado es entender que una vez ha pasado ya no se puede cambiar.

Durante esta temporada has tenido periodos de jugar y periodos de no jugar. Ahora te está tocando ser suplente. ¿Cómo lo haces para seguir entrenando con energía pese a saber que no jugarás?

A: Desde que soy adulto he pasado más tiempo en el banquillo que jugando. Disfruto del día a día e intento centrarme en lo que depende de mí: entreno para mi propio beneficio y con el objetivo de ser mi mejor versión. Hace tiempo que dejé de lado darle vueltas a las cosas que no dependen de uno mismo, pero ojalá lo hubiera aprendido siendo más joven.

¿Qué le dirías a un portero al que le está tocando ser suplente?

A: Como decía antes, de este tema sé bastante porque he pasado mucho tiempo en el banquillo. Creo que muchas veces nos ponemos excusas y nos dejamos de centrar en lo que podemos hacer. Seguro que hay muchas cosas en las que puede superarse y mejorar.

En los últimos años te has estado formado y ahora trabajas como entrenador con jóvenes porteros. ¿Qué significa esto para ti?

A: Estoy viviendo una experiencia maravillosa. He vuelto al lugar donde crecí como futbolista siendo ahora entrenador. Estoy aprendiendo de los grandes entrenadores que me rodean. Quiero aprovechar el momento de seguir en activo como jugador y a la vez como entrenador.

¿Qué consejo le darías a un joven deportista?

A: En el fútbol hay miles de circunstancias que no se pueden controlar, por eso mi consejo seria disfrutar del camino, dar tu mejor versión y ser un buen compañero. Creo que mi carrera es exitosa porque tengo muchos compañeros que se han convertido en amigos para toda la vida.